SU NOMBRE, EN EL ARCO DEL TRIUNFO DE PARIS

EL GENERAL NAPOLEON BONAPARTE anunció a sus tropas, tras la batalla de Austerlitz contra las milicias de Rusia y Austria, ocurrida en diciembre de 1805, que mandaría erigir un gran monumento en París para mejor gloria de los ejércitos de Francia, a los que había prometido volver bajo arcos triunfales. El quince de agosto de 1806, treinta y siete aniversario de su nacimiento, se colocó en la plaza de L’Étoile la primera piedra de una obra, el Arco del Triunfo, cuyo proyecto fue encargado al arquitecto Jean François Chalgrin.

 

 

C:\Users\FERMÍN GOÑI\Desktop\cayodiabloWEB\DSC00739.JPG Friso con los nombres de algunos de los jefes militares

 

La construcción tuvo interrupciones y retrasos debido a las guerras en las que participaba Francia y no fue hasta el 29 de junio de 1836 cuando quedó inaugurado (de noche y con la iluminación de mil farolas de gas), durante el reinado de Luis Felipe de Orleans -a quien Miranda había tenido como subordinado en la campaña de Bélgica-, entonces Luis Felipe I. Pero no en recuerdo de los soldados de Bonaparte sino a la memoria de todos los ejércitos franceses.

 

C:\Users\FERMÍN GOÑI\Desktop\cayodiabloWEB\DSC_0039.JPG
El nombre de Miranda figura inscrito junto a otros generales del ejército francés

 

En las caras exteriores  del monumento están los frisos que representan los personajes de la Revolución y el Imperio (entre ellos el de madame Roland, aquella extraordinaria señora, viuda de un ministro del Interior que, en París, cuando subía las escaleras del cadalso, pronunció una frase que ha hecho fortuna: “Ay, libertad, cuántos crímenes se cometen en tu nombre”) y en las interiores los apellidos de los 558 generales del imperio francés en su historia reciente. Orientado hacia el norte y en un punto alto, está grabado el de Francisco de Miranda, junto a Lafayette, Beurnonville, Dumouriez y otros. Es el único suramericano que ha alcanzado este honor.

 

C:\Users\FERMÍN GOÑI\Pictures\nochevieja 2006\paris20072\DSC00733.JPG
El Arco del Triunfo, en París. Al fondo, a la izquierda, la torre Eiffel